El programa medioambiental de La Voz de Galicia desarrollado por la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre recibió, de manos de la reina Letizia, uno de los galardones que la institución concede con motivo de la celebración del Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, por su labor de concienciación y protección ambiental.

La conmemoración de este año se realizó bajo el lema Comprometidos con las personas y el medio ambiente. Joaquín Araújo, naturalista, el único español en ser reconocido dos veces con el Premio Nacional de Medio Ambiente, intervino al inicio de este encuentro, presidido por la reina Letizia, recordando que «la protección de la naturaleza no limita el progreso, al contrario, lo garantiza». Y es que aunque el aire presenta síntomas de asfixia y el agua se está ahogando, las buenas noticias son que la sociedad civil, las administraciones y numerosos colectivos ya están tratando de revertir esta situación.

La reina fue la encargada de entregar las medallas al programa de educación medioambiental Voz Natura, que recogió el director de La Voz de Galicia, Xosé Luís Vilela; a la empresa de moda sostenible Ecoalf; a la Fundación Ecodes; a las científicas Uxua López, Alicia Pérez-Porro, Ana Payo y Alexandra Dubini; a la Fundación Biodiversidad y a la Cruz Roja etíope. En nombre de todos habló Ana Payo, una humilde guardiana del planeta, quien se refirió a la mar «porque los que son como yo, los que tendríamos sal en las venas, no dicen el mar».

Javier Senent, presidente de Cruz Roja española, recordó que en esta edición han querido reflexionar sobre lo mucho que significa el deterioro del entorno ambiental para las personas que viven en una situación de vulnerabilidad. Por eso en Cruz Roja «hemos lanzado un llamamiento contra el cambio climático y la pobreza energética, incorporando una serie de medidas concretas para minimizar las consecuencias del deterioro medioambiental y contribuir a su recuperación y protección».

La encargada de cerrar este acto celebrado en el Palacio de Congresos de Santiago fue la reina Letizia, quien puso en valor el papel de la Cruz Roja o la Media Luna «un símbolo que en todo el mundo significa ayuda y alivio».

En el día mundial de la organización, la monarca recordó los logros de la humanidad, que también han pasado factura, «la esperanza de vida es mayor, la pobreza extrema se mitiga, pero a la vez la deforestación y las emisiones de CO2 crecen». La salud de la naturaleza, sin embargo, es esencial para la salud de la población «si cuidamos la natura nos cuidamos a nosotros», afirmó.

La reina finalizó su intervención agradeciendo a Cruz Roja su esfuerzo permanente y a los premiados «por su labor».